Quiennes Somos

Toda mi vida he querido hacer algo que pueda quedarse después de que ya no este.  Sintió que una necesidad existía en mi país para ayudar a los niños. Por lo tanto, en Oct.1998 hablé con mi padre y mi esposo, nos reunimos con algunos amigos ministros. (Mi padre era un Ministro de las Asambleas de Dios)

Después hablamos y empezamos a celebrar reuniones, llegó a ser imposible de reunirnos, pues que todos tenían muchas obligaciones.  En ese momento, todo se cayo con los ministros, pero mi esposo y yo seguimos con la visión.

En ese momento estaba trabajando para el centro de orientación de la familia en mi profesión como consejera de salud mental. Cuando empecé el trabajo, les dije que yo sólo  pensaba permanecer durante 3 años porque iba a la misión.

Después que solo me faltaban 6 meses para terminar, fue despedido la Coordinadora del programa de recuperación familiar y me pidieron tomar el trabajo.  Dije que no porque  sólo me faltaban 6 meses para terminar el trabajo, e irme a la misión pero el director de la agencia insistió y me pidió que le diera 12 meses, me quede ese tiempo. Luego de una despedida en la Iglesia “La Encrucijada” de Brooklyn, N.Y.  Viajamos  a Najayo, San Cristóbal, Rep. Dom. en Mayo 2002.

Una vez allí, se construyó un lugar para reunir a la gente. Hicimos ferias de salud, con médicos, dentistas y nutricionistas. A medida que pasó el tiempo, me fui dando cuenta de que los niños no iban a la escuela y cuando le pregunté por qué, me mostraron donde estaba la escuela más cercana. Me dijeron que algunos niños habían sido heridos por coches cruzando las carreteras peligrosas para ir a la escuela en la comunidad próxima, y cómo  muchos se rompieron sus brazos y piernas porque el camino que tenían que caminar era de grandes piedras filosas.

Ese día fui hasta la loma para ver esa escuela, llegue muy enojada con quien haya colocado allí  la escuela.

Cuando llegue a la enramada, recuerdo que era alrededor de las 3 p.m. y llame a la Comunidad y anuncie que estábamos  registrando niños  para la escuela. No tenía un local o maestros para hacerlo. Y algo más… No tenía ningún dinero!

200 niños con sus madres vinieron y se registraron ese día.

Recuerdo a una madre que llegó a registrar a sus hijos. Cuando terminó, ella miró y me preguntó “Débora, donde va a ser la escuela?”  Le mostré los lotes vacíos que habíamos comprado para este proyecto de misión.  Respondió “Y… es que va a  estar terminado antes del inicio de las clase?”  Le dije “sí”.

No sabía lo que iba a ocurrir pero la única cosa que sabía era que la necesidad de estos niños tenía que ser suplida.

Contrate a 6 profesores, alquile una casa pequeña, y pedí a las personas que se encargaban de  las iglesias de la comunidad  que nos permitieran hacer  uso de  ese lugar para la escuela durante el día. Todos se negaron.

Sentí que tenía que hacer algo rápido y pedí información sobre la  persona que  se encarga de la Iglesia Católica. Fui a su casa y  me presente. Entonces le dije “escuche, están cerrando las puertas de oportunidades a los niños de esta comunidad. Ustedes son la Iglesia de esta comunidad y mañana estos niños van a saber  quien los ayudo, y quien les cerro las puerta”.

Recibí las llaves para abrir  las puertas para los niños empezar a recibir una educación, mañana, que recordarán que hice.” Enseguida me ofreció las claves.

Lo que siguió fue un mes largo de  arduo trabajo. Muchos de estos niños no tenían disciplina, muchos de ellos no estaban acostumbrados a estar en la escuela, así que tuvimos que tomarlo desde cero.

Al final del mes, es día de pago.  Mi esposo y yo estábamos sentado en la galería de la casa, y  me pregunto,  ¿cómo vas a pagar los maestros mañana?” No respondí una sola palabra. Sólo señale al cielo.

No pasaron diez minutos cuando un motociclista llego donde estebamos sentados y pregunto por mi.

Trajo dinero suficiente para pagar los maestros el día siguiente. ( milagro # 1)

Mi esposo nunca tuvo de acuerdo que iniciáramos la escuela en ese momento, porque no teníamos dinero, pero confiando en Dios lo hice, a partir de ese día Dios no falla aún.

Actualmente, Tu Puedes inscribio  estudiantes de  pre-escolar al grado 12 con aproximadamente 500 estudiantes en total.  Desde la primera graduacion de escuela superior (normal) arrededor de 80 estudiantes se graduaron. En los ultimos dos anos  hemos tenido  30 adultos que reciven su educacion y diploma de escuela superior (normal) despues de asistir a sus clases los Domingos.  Algunos graduados estudian hoy  en la universidad con la ayuda de el programa Sendero hacia la Universidad. (Pathway to College). programa que ofrece becas universitarias a estudiantes elegibles.

Para el verano del 2013, se culmino la construccion con el tercer piso, nuevo techo, y oficinas de los empleados.

“!Gloria a Dios, quien es por siempre fiel!”

Débora Domiani


El Emblema de la Misión Tú Puedes esta compuesto de un corazón rojo:

El corazón rojo representa el misterio del amor de Dios como supremo para el ser humano. Simboliza la paz, el área de interés de Misión Tú Puedes para el logro de su propósito principal, paz y seguridad sembrando la semilla de la fe en el terreno del mundo que todo lo abarca; así es la misión, esfuerzo humano entrelazado para servir a todos por igual. El color rojo del corazón representa el fuego, el amor que forjamos un destino feliz a hombres y a mujeres, la fe, el fuego, la acción, la pasión, la fuerza, la sangre, la luz de todas las cosas, como un sol y el sacrificio.

UNA SEMILLA GERMINADO EN UNA PLANTA VERDE: 

La semilla germinando representa la madre de la creación. Es un símbolo del ser humano que es progresivo como una planta que crece y se convierte en una flor o un árbol en el terreno fértil del mundo. Esperamos que sus ramas y hojas den sombra en el mañana, a todos los que la necesitan. Esperando la lluvia bendita del crecimiento y la fe, sus raíces se profundizan con amor y sabiduría. La planta verde representa el crecimiento y desarrollo de los que serán tocados por el amor de los alumnos producidos por La Misión,

LAS DOS MANOS: 

Las dos manos de dos colores diferentes representan la raza humana. A la derecha, la mano de arriba esta sosteniendo el corazón. Esta representa un gesto de esperanza, amor, sanidad, y acción de abrir puertas en el camino guiando confiadamente a la gente. A la izquierda, la mano de abajo abierta extendida hacia el corazón, representa al hombre o a la mujer y su lucha tomando ayuda, buscando porvenir brillante, un futuro mejor, y una oportunidad para el hacer.

Junta de Directores

  • Debora Damiani (Fundadora)
  • Ruben Damiani
  • Barbara Ballo
  • Jack Ballo
  • Alexandra Barrera
  • Julia Heslin, SC
  • Edna Clark, SC
  • Marguerite Moran
  • Delta Terrero
  • Rev. Raul Terrero

El Personal de Misión Tú Puedes

Antia C. Castro
Director

Rosa Arelis Nina
Director Auxiliar, Coordinadora de Becas

Martha K. Mejia
Secretaria Auxiliar

Ana Y. Lluberes
Secretaria Docente

Celeste M. Martinez
Socologa

Orquidia De Los Santos
Socologa

Natalia Done
Contable

Natividad Lara
Encargado de Cafeteria, del Desayuno

Gustavo A. Lara
Apoyo

Jova Lashapell
Conserje

Juan R. Arias
Seguridad

Alexander Andujar
Seguridad

Francisco E. De La Rosa
Seguridad

Patricia Sanchez
Inicial AM

Rebeca Bautista
Inicial PM

Marcia M. Rivera
Primero Grado

Brigida De La Cruz
Segundo Grado

Maria M. Disla
Tercer Grado

Olga D. Figuereo
Cuarto Grado

Miguel A. Vizcaino
Basica y Media Lenguaje

Josefina Rivera Soto
Basica y Media Lenguaje

Alexandra P. Ruiz
Ciencias Naturales

Ana Luisa Adames
Ciencias Sociales

Clotilde Nova Lorenzo
Matematicas

Carlita Gonzalez
Ciencias Sociales

Jhanny M. Tejeda
Ciencias Sociales

Andra Ramirez
Ciencias Naturales

Ana Vallejo
Matematicas

Clotildo Nova Lorenzo
Basica y Media Matematicas

Maria Aybar
Idiomas

Niulvy Marte
Educacion Fisica

Débora Damiani
Fundadora – Misión Tú Puedes